Esmaltes Sintéticos

Los esmaltes sintéticos se obtienen por combinación química de resinas duras y aceites secan­tes. Como disolvente, aguarrás o disolvente sintético. Las resinas más empleadas son las alquílicas, que tienen gran dureza, buen brillo, resisten a agentes químicos y la intemperie y, al combinarse con los aceites, tienen gran flexibilidad.

Los esmaltes sintéticos secan con rapidez y tienen gran brillo, incluso al exterior. En el interior disminu­ye el brillo. Se utilizan mucho en decoración y protección de superficies de made­ra y sobre metal, tanto en exteriores como en interiores. Además de utili­zarlo como cubriente, se obtienen barnices transparentes.

Los esmaltes sintéticos también se utili­zan como imprimaciones anticorrosivas, aunque necesitan primero una pre­paración esmerada si se utiliza sobre metal. También se utilizan sobre super­ficies de cemento, aunque conviene neutralizarlo.

Los esmaltes sintéticos se aplican a brocha, rodillo, pistola o por inmersión.

Los comentarios están cerrados.