Estuco Veneciano

El estuco veneciano, también llamado “Lustro Veneciano”, es una técnica de revestimiento que utiliza capas de estuco aplicadas con espátula creando una superficie lisa con efecto de relieve al estilo veneciano, aspecto brillante y suave al tacto. Se inventó en Venecia (Italia) a comienzos del Siglo XV, siendo los maestros decoradores venecianos del renacimiento quienes le dan la máxima expresión y belleza.

Es un material natural que se produce de forma artesanal con la ayuda de máquinas empastadoras de baja velocidad, con materias tales como el yeso, el aceite de lino y el agua. Aunque actualmente se aplica más por su comodidad el sintético, nosotros seguimos recomendando el natural principalmente porque el sintético adquiere un aspecto de simple pintura lacada plana, en tanto que el natural con un grosor medio de unos dos milímetros, nos da la bonita textura del cuero y adquiere un aspecto marmóreo.

El estuco veneciano se obtiene de la mezcla de cal apagada y agua, con un fino polvo de mármol, es un producto que permite un acabado fino y agradable. Las técnicas de estuco veneciano incluyen el efecto mármol, esgrafiado y yeso. El efecto suave y brillante se logra mediante la ampliación de dos a tres capas de enlucido de cal o al final de mármol.

La estuco veneciano es versátil y se adapta a distintos estilos de decoración. Por su brillo tan especial, es recomendable aplicarlo en lugares poco iluminados o en lugares que se quieran hacer resaltar como son escaleras, halls, chimeneas, columnas, etc. Se aconseja para la decoración de interiores sofisticados y refinados, apartamentos, casas, viviendas, despachos, oficinas, etc; es aplicable no sólo en superficies planas, también podemos aplicarlo en elementos arquitectónicos como cornisas y columnas.

El estuco veneciano se puede usar desde la decoración más moderna y minimalista, hasta en decoraciones étnicas estilo marroquí, oriental, etc.

  • En decoraciones rústicas, usando tonos suaves como arena, melocotón o salmón.
  • En el estilo Shabby Chic, en color blanco, marfil, azúl claro o rosa claro.
  • En el estilo Inglés, en tonos burdeos, beige, rojos.
  • En estilo de la Toscana, en tonos melocotón, beige, verdes.
  • En el estilo Oriental en colores amarillos, ocres, rojos.

Para el estuco veneciano se aconseja cada dos años un mantenimiento mínimo que consiste en la limpieza completa de las paredes con agua caliente y desengrasante (el estuco veneciano es lavable con jabón neutro). Una vez secos los paramentos procederemos a encerarlos nuevamente.

Las ventajas de los estucos venecianos sobre los de color simple, es que tienen una vida media más larga, proporcionando un ambiente al estilo clásico. Los productos de estuco veneciano son transpirables, y previene la aparición de moho en lugares húmedos.

Los comentarios están cerrados.