Pintura a la Cal

Es una pintura muy adecuada para el exterior por su resistencia a las condiciones meteorológicas. La lluvia y la humedad favorecen el proceso de carbonatación. Su aspecto es mate y no se debe emplear sobre yesos, maderas o metales. Hay que tener cuidado al usar este tipo de pintura, ya que es corrosiva, y puede quemar las manos.

La pintura a la cal es muy porosa y amarillea a corto plazo de tiempo por lo que es recomendable pintar todos los año. Actualmente existe en el mercado otras pinturas con mejores cualidades como por ejemplo las pinturas acrílicas, las cuales transpiran y no se ensucian tanto como la cal.

Los comentarios están cerrados.