Pintura Plástica

Las pinturas plásticas se caracterizan por su facilidad de aplicación, secado muy rápido y gran poder de cubrimiento y destacan porque son lavables y dispone de una amplia gama de colores (más de 3000) de bellos tonos mates, satinados o brillantes que no cambian con el tiempo y son de gran durabilidad. Esta pintura es casi inodora, aunque se percibe el olor de los secantes y resinas.

Todas estas características favorecen que estén presentes en techos y paramentos de un número cada vez mayor de hogares, son muy útil para superficies expuestas al agua o humedad ambiental, como un baño, garaje, o incluso para el exterior pero no en superficies en contacto directo con el agua. Además, permiten cambiar con facilidad la decoración de una estancia, ya que se puede aplicar una nueva capa sobre la anterior sin problemas de fijación. Al ser resistente al agua, puede lavarse con relativa facilidad, aguantando incluso el frote (en función de la calidad).

Sintéticas, acrílicas o vinílicas

La pintura plástica, también llamada pintura de emulsión o pintura de caucho, está constituída por una emulsión acuosa de resinas o materias plásticas que secan por polimerización, y de pigmentos inalterables a la luz dispersados en ella. Se emplea el caucho natural y el caucho sintético o buna y las materias plásticas de acetato, policloruro de vinilo y el poliestireno son los más utilizadas.

Las sintéticas son las pinturas más comunes del grupo de las plásticas. Además de lavables, son muy fáciles de aplicar. Las pinturas vinílicas y acrílicas también son de fácil aplicación. Ambas destacan por su rapidez de secado, por ser inodoras, no expedir vapores que causen intoxicación por inhalación y no ser inflamables.

Las pinturas plásticas son lavables, aunque para su dilución se requiere agua (soluble en agua). Lo mismo ocurre con la limpieza de los utensilios empleados en su aplicación, se lavan con agua.

Una vez secas su color sufre un ligero cambio y en el caso de las vinílicas también adquieren brillo. Otro aspecto por el que se caracterizan es la densidad. Al ser sustancias poco espesas, antes de pintar una superficie, conviene aplicar en la misma una capa de sellador para impedir que la pintura se absorba y conseguir que la coloración sea mayor.

Las pinturas acrílicas y vinílicas también tienen características exclusivas. Las primeras ofrecen mucha más resistencia al agua y la humedad, por lo que se pueden utilizar para impermeabilizar y sellar las superficies. Las pinturas vinílicas son aptas para exteriores (fachadas, muros, techos, paramentos, etc.) por su resistencia a los agentes externos (lluvia, sol, viento, polución, etc.) y tienen una mayor capacidad para combinar pigmentos, de manera que la oferta de colores y tonos es más amplia.

Acabados y propiedades

Las pinturas plásticas se pueden escoger en acabado en mate, satinado y brillo. El acabado de la pintura mate carece de brillo y es opaca, pero muy cubriente, debido a la cantidad de pigmentos que lleva en su composición. Es una pintura lavable, aunque menos que la satinada. Es muy recomendable para interiores, su precio es bajo y esconde bien los desperfectos, un aspecto que la hace idónea para paredes irregulares.

La pintura plástica satinada o brillante tiene un acabado más fino y lustroso que la mate. Es resistente a la suciedad y su composición, con un alto porcentaje de ligantes y pigmentos, la convierte en lavable. Estas características favorecen que este tipo de pintura esté indicada para aplicar sobre superficies tan dispares como los paramentos con gotéle y las superficies lisas.

Las pinturas plásticas se aplica principalmente sobre yeso o cemento y derivados. Para aplicarlo sobre otros materiales como metal o madera, es necesaria un tratamiento especial llamado imprimación, aunque la durabilidad no es buena y los acabados tiene cierta tendencia a dejar las marcas de la herramienta usada para su aplicación.

Respecto a las propiedades de este tipo de pinturas, los preparados antimoho tratan y previenen su formación, así como la de hongos, en lugares propensos a la humedad. Las pinturas impermeables cubren grietas y fisuras, por lo que impiden que entre el agua, las pinturas transpirables están recomendadas para superficies húmedas (escayolas, pladur, etc.) y las pinturas ecológicas se caracterizan por un bajo contenido de componentes orgánicos volátiles, tales como disolventes o amoniaco.

Los comentarios están cerrados.