Papel Pintado

El papel pintado, también conocido como empapelado o papel mural, se utiliza para cubrir los paramentos de una habitación salvando sus estructuras fijas. En ocasiones, el papel pintado se aplica tan solo a una parte de la superficie, por ejemplo, cuando se crea un zócalo que llega hasta media altura y se pinta el resto de la pared de forma convencional o a una sola pared de la habitación. También existen rollos estrechos de papel pintado utilizados para colocar cenefas alrededor de la estancia, ya sea de forma independiente o como remate a otro papel pintado.

Se distingue fundamentalmente 2 tipos de papel pintado:

El gofrado, que puede ser más o menos grueso, se compone de una sola capa de papel. Sobre ésta se estampa o graba el dibujo. No se puede lavar. Se coloca con cola de celulosa y tiene una moderada resistencia a la luz. Es más apropiado para decorar dormitorios o salones que no sufran demasiado tránsito.
El vinílico, formado por dos capas, lleva una capa plástica como acabado final, lo que le proporciona bastante resistencia y permite su limpieza sin problema. Se puede lavar fácilmente pasando una esponja sobre él. Dispone de infinidad de motivos estampados. Además se puede adquirir preencolado.

Papel Pintado

El papel pintado, también conocido como empapelado o papel mural, es un revestimiento de primer orden para la decoración de interiores, muy útil para cubrir paredes muy castigadas y se coloca sobre los paramentos de una habitación cubriéndolas total o parcialmente. Aunque hoy por hoy la pintura sigue siendo la reina de las paredes, siempre […]