Veladuras

La veladura es una técnica de pintura que consiste en aplicar capas muy delgadas de pintura, de forma que se transparente la capa inferior, así el color que se ve es el resultado de la mezcla del color inferior más el de la veladura.

Para realizar una veladura es necesario que la capa inferior esté perfectamente seca. Dicha capa inferior puede ser de óleo o acrílico pero nunca debe hacerse al contrario, es decir, no debe pintarse acrílico sobre óleo. En la antigüedad se utilizaba frecuentemente una base de temple sobre la que, una vez seca, se iban añadiendo las sucesivas veladuras de color al óleo.

Veladura con Pintura Plástico

Las veladuras se pueden hacer de varias formas, con un rodillo especial para veladuras, con una esponja, un guante o incluso papel, pero la preparación es siempre la misma.

La veladura se compone de dos colores, uno pintado encima de otro, siendo el color de arriba con el que se hace el efecto que queramos. Para ello la pared debe ser lisa, no puede tener gotelé ni ser rugosa ni nada por el estilo. La pintura que usaremos será pintura plástica.

Primer paso: Pintamos la pared del primer color. Ese será el fondo que luego se verá una vez terminada la veladura. Pintaremos de este color toda la pared hasta que quede totalmente cubierta y uniforme.

Segundo paso: Imprimamos la pared con alkil encima del primer color, le damos dos o tres manos bien cargadas de alkil por toda la pared, el alkil lo que hace es que luego cuando pintemos el segundo color, nos dé más tiempo a hacer el efecto con la pintura antes de que se seque.

Tercer paso: Pintar y hacer la veladura. Bien ahora toca pintar el color con el que vamos hacer la veladura. Ya tenemos pintado el fondo ahora cogemos la pintura plástica del color que hayamos elegido y damos una mano sin estirar mucho la pintura a una zona de la pared, e inmediatamente, pegamos un plástico a la zona que acabamos de pintar, y lo retiramos. Veremos el efecto de la veladura en el momento que quitemos el plástico, así lo haremos en todos los paramentos.

Si la pared o paredes son muy grandes, es conveniente trabajar por zonas ya que si pintamos un trozo muy grande, luego cuando nos dispongamos a pegar el plástico, habrá sitios donde la pintura este seca y no haga el efecto deseado, por eso lo haremos por zonas más o menos de todo el alto de la pared por un metro de ancho, y seguidamente otro metro de ancho por todo el alto de la pared, así hasta que la completemos, poniendo especial cuidado en las zonas en que se va a juntar un plástico con el otro para que no se note mucho el corte.

El plástico a utilizar para quitar la pintura y crear el efecto de veladura tiene que ser un plástico fino, el más fino que haya y de usar y tirar.

Si pasado el tiempo nos cansamos de la veladura y queremos retira ese efecto y hacer otro cualquiera, necesitamos darle un buen lijado a toda la superficie, rincones y esquinas también, y a partir de ahí volveremos a pintar como queramos.

Veladura con Rodillo Especial para Veladuras

Otra forma de hacer veladuras es con un rodillo especial para hacer veladuras o trapeados. Esta forma de hacer veladuras, es la mas sencilla y la más rápida.

El procedimiento de preparación de los paramentos es el mismo que hemos explicado anteriormente, sólo modificaremos el tercer paso cuando apliquemos el segundo color. Primero extendemos la pintura del segundo color con un rodillo normal y rápidamente, antes de que se seque, pasamos el rodillo especial para veladuras. Ahora es cuando el alkil hace su trabajo, dándonos un margen de tiempo desde que aplicamos el segundo color con el rodillo normal, hasta que le pasamos el rodillo especial sin que se seque la pintura.

Veladura con Espátulas

Esta es otra forma de hacer una veladura, la preparación es la misma (explicada anteriormente), sólo cambiamos la forma de aplicar el segundo color para crear la veladura, ahora lo haremos con una espátula. Se puede hacer con cualquier tipo de espátula, dependiendo del ancho que tenga saldrá un dibujo u otro, nosotros recomendamos que se haga con espátula de carrocero del número 10 (10 cm) o del número 8 (8 cm).

Aplicaremos la pintura del segundo color con un rodillo normal y seguidamente y sin dejar que la pintura se seque, cogemos la espátula y vamos dando espatulazos por toda la superficie en donde acabamos de extender el segundo color. Los espatulazos pueden ser de forma regular o irregular dependiendo del gusto de cada uno.

Los comentarios están cerrados.